Buscar
  • Azul Grosella

¿POR QUÉ CREAR AZUL GROSELLA?

Siempre he creído que la vida te habla de mil formas y te obliga a prestar atención a ciertos aspectos de ti con mensajes a veces claros y otras, no tanto. O quizá sí y más bien los pasamos de largo porque somos nosotros los que estamos poco receptivos. Rebaso los cuarenta, he disfrutado mucho cada etapa y en general, puedo hasta presumir que he tenido una vida bonita, con bajas y malas pero mucho más las buenas y estables. Aunque debo confesarles que es hasta ahora que presto atención a mi salud física y ni qué decir de mi alimentación. Al no tener mayor problema con ninguna, pues simplemente ¡las pasas de largo! 🤭 Vamos! La comida siempre me ha gustado ¡y los postres ni se digan! Como buena mexicana aprecio una buena comida y más si es en compañía, definitivamente uno de los grandes placeres. La cocina también me ha gustado, con temporadas donde te metes más a experimentar y preparar y otras en que el tiempo y el trabajo no te dan mucho chance, pero puedo afirmar que es una actividad que me entretiene, relaja y agrada. Recuerdo mucho que empezó a atraerme y me llenó de ganas de comenzar a hacer mis pininos hace ya los suficientes años 😂 cuando leí “Como agua para chocolate” de Isabel Allende; pues sí, qué les digo? En aquel entonces ni pensar en la existencia de los múltiples programas de cocina al estilo “master chef” que atraen a tantos a la cocina hoy en día, teníamos si acaso a Chepina (Chepina Peralta para los más jóvenes jaja) en un segmento breve para la comida del día. Era simple, ni canal especializado en cocina ni grandes concursos televisivos, lo bueno es que la lectura es otro de mis grandes pasatiempos y que en aquel entonces, apareció Isabel Allende con este gran libro. Podría decir que adolescente joven cuando Allende me hizo voltear a ver la cocina como un mundo lleno de posibilidades. Y así, le inventabas a los pasteles, los platos principales, los chamoys y cualquier cantidad de comida que no siempre tenía que ver con saludable. Aquella época tampoco tenía la saturación de medios ¡y menos de redes sociales! bombardeando para encajar en un modelo y prototipo de figura e imagen física de perfección y delgadez. Así que tuve la buena suerte de crecer sin vivir muy preocupada por ello. El tiempo ha ido pasando, fui aprendiendo a preparar muchas otras cosas, algunas con cursillos, otras por libros de recetas (😂😂😂 sí también me tocaron libros y revistas enteros) y ahora, hasta con tutoriales. En general, me gusta cuando tengo el tiempo de cocinar, la profesión que elegí por vocación absoluta: los niños y adolescentes en situaciones de vulnerabilidad, no siempre me ha permitido tener el tiempo para cocinar a mis anchas como quisiera, hasta hace cosa de 9 meses que TUVE QUE encontrar el cómo tener el tiempo para recuperar mi salud. Esa misma profesión exige mucha responsabilidad y bajo la creencia de “es estrés y carga de trabajo” pasé más de un año en deterioro físico, hasta que obvio está, el cuerpo se manifiesta a gritos para que prestes atención. Así fue como después de unos tres, cuatro meses de andares, llegué con el gastro para mí diagnóstico #EnfermedadCeliaca 🧐🤨🤔 así con todos los emoticones de “¿what? Y cómo se come eso?” recibí mi diagnóstico y su único tratamiento, ya que es una enfermedad autoinmune sin cura, solamente existe tratamiento para controlarla: a partir de ese momento y para el resto de mis días (que pido a Dios sean muchísimos más) TENÍA QUE eliminar por completo cualquier alimento con trigo, avena, cebada o centeno (TACC) ¡hasta sonreí! Pensé ¡qué fácil! Digo, qué tan complicado podría ser?.... Entonces llegas a tu casa a cenar, coges la caja del cereal (Special K porque ya hacía algunos años que había que cuidar el peso) y oh sorpresa! TIENE TRIGO! No puedes comerlo, empiezas a revisar tu despensa ¡y quieres morir lentamente con todo lo que debes sacar de ella! Más del 80% de los productos “cotidianos” llevan trazas o procesado el trigo ¡hasta la salsa soya! 😲 ¿Pooooor? 😂😂😂 y si no lo lleva, casi todos en mi despensa, sustituían el trigo por la avena (obvio avena normal sin certificar sin gluten)….

Así fue que empezó ésta travesía de #LaVidaSinTACC y de la alimentación #SinGluten que ya les iré contando de a poco….


Es justo así como surge AZUL GROSELLA #DeseosSaludablesYSustentables por una necesidad de salud física y de un continuo andar en búsqueda en este nuestro México, de qué comprar para preparar mi comida, casi siempre en cadenas de supermecados encontrando pocos productos, extranjeros, caros e insípidos o en alguna tiendita orgánica que por ahí mezclaba alguno que otro sin gluten y en internet los hecho en México maravillosos pues cada uno por su lado y un calvario andar buscando y pidiendo en mil sitios de a uno por uno, en ese rollo que requiere mucho tiempo de búsqueda fue que surgió la idea de crear este #ParaisoSinTACC un SUPERMERCADO SIN GLUTEN que concentra en el mismo espacio grandes marcas mexicanas (o distribuidas directo por empresas o personas mexicanas) para llenar tu despensa con productos saludables para ti 100% #LibreDeGluten que te permitan llevar una alimentación saludable como a mi, sin tener que eliminar por ello, el placer de comer todos tus antojos y completamente delicioso! ENTRA YA a conocer tu NUEVO SÚPER FAVORITO! www.azulgrosella.com




20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo